Viaja a Fuerteventura

fuerteventura

Más de ciento cincuenta playas de dorada arena y bañadas por las azules aguas del Atlántico, tres mil horas de sol al año y un entorno natural único invitan al visitante a disfrutar Fuerteventura.

De forma alargada, Fuerteventura, es la segunda isla en extensión del Archipiélago Canario con una superficie total de 1731 km2 y dista tan solo 84 km. de la costa africana. Sus largas y paradisiacas playas le hacen óptima para practicar cualquier deporte acuático o simplemente pasear bajo sus suaves temperaturas con los aires frescos que llevan los vientos alisios.

Pero no solo el turismo de sol y playa tiene cabida en la isla, los Molinos de viento que se esparcen por casi toda Fuerteventura son fiel testimonio de las labores agrícolas tradicionales, hoy rehabilitados para uso turístico con la intención de recrear el paisaje de su pasado cerealista, llamado históricamente el granero de Canarias.

En su paisaje natural destacan los Parajes Naturales de Interés Nacional como la Montaña de Tindaya o el Malpaís de la Arena, y los Parques Naturales de las Dunas de Corralejo y Lobos, Pozo Negro, Jandía y Betancuria. La belleza de Fuerteventura se completa con el paseo por mar hasta el islote de Lobos, frente a la blanquísima playa de Corralejos, un islote casi deshabitado cuyo fondo marino es único. Los que conocen la historia del lugar aseguran que es la más antigua de las Islas Afortunadas o Islas de la Eterna Primavera y fue sucesivamente la tierra mítica de los Atalantes, de aventuras para corsarios, de pescadores, de destierros y finalmente de aquellos que buscamos la huida de la rutina y ajetreo diario.

Las zonas comerciales más interesantes son Puerto del Rosario y Corralejo, pero también es recomendable visitar los mercados de los encantadores pueblos de la zona.

Historia

El origen de los primeros pobladores de Fuerteventura sigue siendo bastante desconocido, al igual que el de las Canarias en general. Son muchas y muy variadas las hipótesis existentes al respecto. No obstante, el descubrimiento de inscripciones líbicos-bereberes ha planteado la necesidad de buscar el origen del poblamiento de las islas en el nordeste de África. Las últimas investigaciones apuntan a que de esta área proceden grupos bereberes que constituyeron la primitiva población de Fuerteventura -los antiguos majos- de los que se conservan aún algunos vestigios culturales, como las palabras Tofio, Baifo, Tesjuate y algunos modos de cultivar la tierra y apacentar el ganado.

fuerteventura

El origen de los primeros pobladores de Fuerteventura sigue siendo bastante desconocido, al igual que el de las Canarias en general. Son muchas y muy variadas las hipótesis existentes al respecto. No obstante, el descubrimiento de inscripciones líbicos-bereberes ha planteado la necesidad de buscar el origen del poblamiento de las islas en el nordeste de Africa. Las últimas investigaciones apuntan a que de esta área proceden grupos bereberes que constituyeron la primitiva población de Fuerteventura -los antiguos majos- de los que se conservan aún algunos vestigios culturales, como las palabras Tofio, Baifo, Tesjuate y algunos modos de cultivar la tierra y apacentar el ganado.

La isla fue conquistada y colonizada por Juan de Bethencourt y Gadifer de la Salle en los primeros años del siglo XV. Los conquistadores, al llegar a Fuerteventura, se imponen a los reinos existentes en ella: Maxorata y Jandía, cuyos reyes Guize y Ayose adoptaron los nombres de Luis y Alfonso, respectivamente. Se asentaron en el actual Valle de Betancuria, donde construyeron el convento franciscano que llevó a cabo la evangelización de la isla. Desde el siglo XV al XIX, Fuerteventura fue un señorío dependiente del Rey de Castilla, hasta que en el siglo XIX pasó a integrar la provincia española de Canarias.

El sistema productivo tradicional basado fundamentalmente en la agricultura y la ganadería y en escasa medida en los recursos marinos, ha producido históricamente una ocupación territorial volcada hacia el interior y de espaldas al mar, pese a lo cual la isla mantuvo una intensa actividad comercial a través de los puertos naturales del Tostón, Puerto de la Peña, Pozo Negro y Caleta de Fuste.

La arquitectura religiosa se encuentra fundamentalmente representada por las iglesias y ermitas que se levantan en varios núcleos de la isla, y dan testimonio de la incorporación de la tradición religiosa de los conquistadores y colonizadores de marcada influencia franciscana.

Gastronomía

Tanto la gastronomía majorera como la canaria en general, tienen como elementos básicos los pescados y productos de la tierra acompañados de la típica salsa canaria: el «mojo».

Existen diferentes clases de mojo, dependiendo de sus ingredientes. Los más habituales son:

El mojo rojo («mojo picón»), que acompaña a los pescados azules, carnes y pescados salados en general, y el mojo verde o de cilantro. Ambos suelen ser usualmente el acompañamiento de las tradicionales «papas arrugadas».

Las papas arrugadas: papas pequeñas hervidas al vapor sin pelar, con bastante sal y poco agua. Se les adereza con mojo verde y mojo picón.

fuerteventura

Carne de cabra estofada.

Carne de cochino asado y en adobo.

Caldo de papas, preparado con cebolla, tomate, cilantro, ajos, sal, una rama de perejil, un poquito de aceite, azafrán y agua.

El sancocho de pescado es una de las especialidades de la isla, siempre con papas, batata, gofio escaldado y queso curado de cabra.

Los pejines: peces pequeños de la familia de las sardinas, boquerones, etc, que una vez secos al sol se sirven tostados al horno, a la plancha o simplemente pasados por la llama del alcohol.

Carne de baifo preparada de muchas formas, pero sobre todo al horno y compuesto con ajo, pimienta negra, orégano, tomillo y laurel, añadiéndole un poquito de vinagre y aceite.

El pescado se sirve también frito y asado, desde los chicharros hasta la morena, los chernes, las samas, los pulpos y las salemas.

Tollos, pescado al salazón cortado en tiras.

Como platos típicos majoreros podemos citar el «Compuesto de pescado de Fuerteventura» y los «Guisantes Majoreros», aparte de los otros generalizados en el archipiélago, como pueden ser el «Sancocho», «Puchero Canario», «Hígado Embarrado» y las «Papas Arrugadas». 

En la mayoría de los platos, el gofio, alimento que desde hace siglos se consume en las islas, es el mejor complemento para una mesa al estilo canario. El queso majorero, de leche de cabra, es, quizás, el ejemplo gastronómico de más renombre, debido a su calidad.

Sitios de interés

– Parque Natural del Islote de Lobos

fuerteventura

– Parque Natural de Corralejo

fuerteventura

– Monumento Natural de Montaña de Tindaya

fuerteventura

– Paisaje protegido del Vallebrón

fuerteventura

– Paisaje protegido de Malpaís Grande

fuerteventura

– Monumento Natural de Cuchillo de Vigán
– Parque Rural de Betancuria

– Monumento Natural de Ajuy

– Monumento Natural de Caldera de Gairía

– Monumento Natural de Montaña Cardón

– Parque Natural de Jandía

fuerteventura

– Sitio de interés científico de la Playa del Matorral