Tips para organizar tu viaje a La Habana

viaje a la habana

La capital de Cuba es increíblemente diversa y variada. Los hermosos edificios parecen no verse afectados por los fuertes gases y humo de los miles de coches antiguos que circulan por La Habana. En cualquier parte es posible que se desate una fiesta espontánea y el alcohol nunca está lejos. Especialmente la Habana vieja es muy popular entre los turistas, pero también intenta visitar otros distritos en tu viaje a La Habana. Trazas del comunismo se pueden encontrar en todas partes. En los museos, los folletos a lo largo de las carreteras o en las actitudes muy diferentes de los trabajadores en todo el país. ¡Ver Cuba sin pasar un par de días en La Habana es un delito!

Costes medios

Estancia: Tienes dos posibilidades al buscar alojamiento para tu viaje a La Habana.

En primer lugar, están los hoteles estatales más caros en La Habana. La otra opción es la casa particular, dirigida por los lugareños.

Un hotel estatal (u hotel gubernamental) se puede dividir en diferentes categorías. Tres, cuatro o cinco estrellas. Tres es, por supuesto, la opción más barata y comienza en aproximadamente de 30 a 40 CUC (de unos 27 a 36 euros) por noche. Un cuatro estrellas comienza en aproximadamente 50 a 80 CUC, y un cinco estrellas cuesta generalmente 100 CUC o más caro.
Estos hoteles generalmente se pueden reservar por adelantado a través de internet.

En una casa, esta posibilidad es mucho menor.

A través de Airbnb y algunos otros sitios web ahora puede ser más fácil, pero si sabes que en La Habana hay quizás decenas de miles de casas, entonces sabrás que solo se te ofrece un puñado de ellas online.

La Habana es, que yo sepa, la única ciudad en Cuba que tiene hostales. Por un hostal, puedes pagar unos 5 CUC por noche. Un desayuno cuesta 1 CUC extra.

Puedes conseguir habitaciones separadas por tan solo 15 CUC. Algo más lujoso cuesta entre 25 y 30 CUC.

Comida: comer en La Habana no tiene que ser caro. Siempre que evites un poco las zonas turísticas, puedes disfrutar de una comida deliciosa y una bebida por menos de 1 CUC por persona.

En La Habana Vieja todo cuesta un poco más. Los precios comienzan desde 6 CUC por comida. Un refresco te costará 1 CUC, un cóctel alcohólico entre dos y tres CUC.

En el área turística, se cobra un 10% automáticamente como propina.

Transporte: el transporte público es muy barato en La Habana, pero definitivamente no es cómodo. Un billete sencillo te cuesta un peso local (+/- cuatro céntimos).

Son especialmente útiles si te quedas un poco alejado del centro turístico o si también deseas explorar otros barrios de La Habana.
Cuando tomes un autobús público, probablemente tendrás que ir de pie y prepararte para un viaje muy largo.

Los taxis están en todas partes. Sin embargo, estos suelen ser muy caros. Por una corta distancia de cinco kilómetros, pagarás entre ocho y diez CUC.
Desde el aeropuerto hasta el centro pagarás entre quince y veinticinco CUC por persona.

Si deseas visitar también otra ciudad en tu viaje a La Habana, recomendamos tomar los autobuses Viazul. Estos autobuses viajan a todas las ciudades principales y son mucho más cómodos que los colectivos de taxis.

Los colectivos, por su parte, te recogen en tu alojamiento y te dejan en tu próxima residencia, lo cual también es agradable. Los precios suelen ser similares.

Ahorrar dinero

Come fuera del centro turístico:  puedes ahorrar la mayor parte de tu dinero buscando algunos restaurantes baratos, en su mayoría ubicados un poco alejados del centro turístico de La Habana.
Una comida en los restaurantes más baratos no tendría que costar más de 1 o 2 CUC por persona, bebidas incluidas.

Alójate en casas: todos los hoteles son administrados por el estado y tal vez son un poco más lujosos, pero las casas son mucho más interesantes y más baratas.

Al alojarte en una casa particular, te pones en contacto con los lugareños. Te dan muchos consejos e ideas y te hacen sentir como en casa. Además, también hay algunas casas bastante lujosas que no cuestan tanto y ofrecen muchos servicios también.

No compre demasiados souvenirs: Al menos, si aún vas viajar a otras ciudades de Cuba. Los puros y el ron cubano en general son mucho más caros en La Habana.

Evita Internet en los hoteles: dado que en realidad solo hay Internet para los turistas, los hoteles cobran precios muy altos. Por unos quince minutos cobran cuatro CUC. Por una hora 10 CUC.
En su lugar, intenta buscar los puntos de acceso WiFi de ETECSA. Puedes encontrarlos en un par de ubicaciones en la parte antigua de La Habana y un ticket de media hora te costará solo un CUC.

Intercambiando algunos CUC en CUP’s: los locales a menudo cobran mucho más en CUC que en CUP. Así que trata de cambiar algunos CUC por CUP.
CUP’s que puedes luego usar para comprar frutas y sándwiches.
Un CUC equivale a 25 CUP y el panecillo promedio le cuesta solo un CUP.

Qué hacer durante tu viaje a La Habana

Habana Vieja: la parte antigua de La Habana puede ser muy turística, también es la parte más hermosa de La Habana. Aquí encontrarás los edificios más bellos y el mejor ambiente.

Los lugares que definitivamente debes visitar incluyen:

La Plaza Vieja, una plaza central con muchos buenos restaurantes y cafeterías alrededor.
En la esquina también encontrarás la entrada a la Cámara Oscura. Por dos CUC puedes subir a este edificio y obtener una excelente vista de la plaza y la ciudad. También hay una presentación de unos cinco minutos que te permite espiar a la ciudad con la ayuda de la Cámara Oscura de Leonardo Da Vinci.

La plaza de la Catedral es otra gran vista con la muy hermosa catedral. ¡Recomiendo echar un vistazo al interior!

Unas pocas horas normalmente serían suficientes para ver completamente el casco antiguo.

Viaja en un coche antiguo: si coges un taxi en Cuba, es probable que termines en un coche antiguo. Sin embargo, viajar en un convertible antiguo es incluso más divertido todavía. Estos Chevrolets de colores brillantes y otras marcas generalmente están estacionados cerca del Capitolio.
Los conductores te llevan en un viaje de una hora y hacen turismo por los lugares más conocidos de La Habana.

Malecón: cada nación caribeña tiene su propio Malecón, pero personalmente nuestro favorito es el de Cuba.
El Malecón es un terraplén y te ofrece una magnífica vista sobre las hermosas y claras aguas de Cuba. Muy a menudo también hay varias docenas de pescadores o ves a algunos niños nadando en el agua. A lo largo de las carreteras transitadas, definitivamente también verás algunos coches hermosos.
Al final del Malecón se puede ver el Castillo De Los Tres Reyes Del Morro.

viaje a la habana

Plaza de Revolución: Para mí esta fue la vista más comunista en La Habana. Esta gran plaza de hormigón solo respira comunismo.
Las dos torres tienen dos figuras prominentes exhibidas en ellas y enfrente de estas se encuentra un pilar gigante (monumento de José Martí) rodeado por un par de banderas cubanas.

Playa del Este: cualquier persona que desee una experiencia de playa en La Habana debe tomar el taxi hasta Playa del Este.

La playa del Este se encuentra aproximadamente a quince o veinte kilómetros del centro de la ciudad. Aquí te encontrarás con muchos lugareños y podrás disfrutar de deliciosos mojitos mientras tomas el sol en esta hermosa playa.

Museo Hemingway: Hemingway pasó mucho tiempo de su vida en Cuba. Por lo tanto, hay muchos lugares en los que se podría considerar a Hemingway un invitado habitual.

A las afueras del centro, se encuentra el museo Hemingway: su antigua casa. Hemingway vivió aquí durante mucho tiempo y escribió sus famosas obras «El viejo y el mar» y «Por quién doblan las campanas».

No puedes caminar por la casa, pero aún puedes espiar a través de las amplias ventanas y puertas.

Beber mojitos: los mejores lugares para beber un mojito en Cuba, por supuesto, los encontrarás en La Habana. Puedes encontrarlos en casi cualquier lugar, pero, por supuesto, algunos son mejores que otros… Los bares famosos para un delicioso cóctel incluyen La Bodeguita del Medio y Floridita Dos Hermanos.

Qué no hacer en tu viaje a La Habana

Visitar muchos museos: admitimos que en general no nos gustan los museos, pero en este caso realmente pensamos que el precio caro de la entrada no valía la pena.
En la mayoría de los museos, encontrarás muchas fotos del pasado, con un subtítulo corto donde claramente se transmite el mensaje comunista.

Molestarte por su actitud: los cubanos están muy relajados. Será difícil encontrar un lugar donde el servicio sea bastante bueno en lo que a rapidez se refiere. En la mayoría de los lugares, tendrás que esperar mucho tiempo. Todo esto, por supuesto, tiene que ver con el comunismo.
Independientemente de cómo trabajen, obtienen su salario y beneficios de todos modos. Todos son tratados exactamente de la misma manera.
Por eso, tómatelo con calma, que a veces también viene bien aprender a llevar un ritmo más relajado.

Salir solo por la noche: caminar solo por el centro turístico no debería ser un problema, pero algunos suburbios pueden ser peligrosos cuando comienza a oscurecer. La violencia física es rara en Cuba, pero no es extraño escuchar historias sobre turistas que han sido robados.

Beber agua del grifo: compra un par de botellas o usa tabletas de purificación cuando bebas agua del grifo. Estamos acostumbrados al agua limpia, pero en Cuba no usan plantas de purificación.