Coronavirus: La verdad sobre esta enfermedad

coronavirus

Desde comienzos de año, no se escucha otra cosa que hablar del coronavirus: en las noticias, los periódicos, en redes sociales… y como suele pasar, hay una histeria colectiva al respecto del nuevo virus. Son ya 500 los muertos en china por coronavirus, lo que no hace más que sumar a la inquietud general.

Si bien la cifra no es poca cosa, se nos olvida un pequeño detalle, que tal vez muchos desconozcan… y es que las muertes por gripe normal anuales rondan de las 290.000 a los 650.000. Dato impactante.

Entonces, ¿por qué se le está dando tanto bombo a este nuevo brote y obviando los datos de la ya conocida gripe normal?

Este coronavirus es el claro ejemplo del miedo a lo desconocido

Está claro que este nuevo brote de coronavirus puede tener consecuencias graves (en casos extremos, llegar a la muerte) y que sus síntomas pueden hacerte pasar por una muy mala experiencia: fiebres altas, temblores, dificultades respiratorias… Pero no es el primer ni único virus que nos rodea que puede causarlos.

Hablemos de los Coronavirus

El nombre real de esta afección es 2019-nCoV (nombre provisional). Es de la familia de los coronavirus (la misma que puede causar el resfriado común), lo que quiere decir que no es el único. Otros coronavirus detectados son el MERS y el SARS.

El MERS (síndrome respiratorio de Oriente Medio) es una enfermedad respiratoria vírica detectada por primera vez en Arabia Saudita en 2012. Los síntomas típicos del MERS son fiebre, tos y dificultades respiratorias, que, si bien es habitual que cause neumonía, no siempre lo hace. El 35% de los casos notificados han desembocado en la muerte del afectado. Al igual que el 2019-nCoV, este virus encuentra una fuente de origen animal, en este caso los dromedarios tienen mayor riesgo de contagio.

El SARS es un síndrome respiratorio agudo y grave, es una forma de neumonía grave. La epidemia de este virus surgió en 2003 y se propagó a partir de pequeños mamíferos.

Si bien MERS no es fácil de transmitir a no ser que exista un contacto estrecho (como atender a un paciente sin la protección debida), el SARS se contagia fácilmente, al igual que el 2019-nCoV.

Así que lo preocupante de este caso no es las muertes que provoca, sino la rapidez de contagio.

Al miedo general que hay contribuye la cuarentena que se le ha puesto a la ciudad de Wuhan. Pero este aislamiento no se ha llevado a cabo porque el virus sea altamente peligroso ni mortal; la razón es para evitar que este se propague más allá, mientras científicos estudian en profundidad sus síntomas, consecuencias y sobre todo, la forma de curarlo. De hecho, son varios los que ya han conseguido recuperarse del coronavirus.

Si bien hay que ser cuidadosos, el virus no es tan grave como nos hacen creer

La OMS ha publicado unas recomendaciones estándar dirigidas al público en general con el fin de prevenir y reducir la exposición al virus. Entre otras, están:

  • “Lavarse las manos frecuentemente con un desinfectante de manos a base de alcohol o bien con agua y jabón.
  • Al estornudar o toser, no hacerlo sobre las manos, sino cubriendo la nariz y boca con el codo o con un pañuelo, el cual hay que tirar inmediatamente y luego lavarse las manos.
  • Evitar el contacto físico con cualquiera que tenga fiebre y tos.
  • Si tiene tos, fiebre o problemas al respirar, acudir inmediatamente al médico. “

¿Os resultan familiares estas recomendaciones? Aunque son unas prácticas que deberían llevarse a cabo siempre, cuando estas se impusieron de forma implícita fue, efectivamente, cuando se dio el caso de la gripe A.

¿Recordáis el revuelo que provocó durante una época el caso de gripe A? Los medios se hacían eco de la noticia, en colegios se obligaba a llevar desinfectante de manos… Sin embargo, al cabo de un tiempo se dejó de hablar de ello, a pesar de que por aquel entonces era considerada una ‘enfermedad peligrosa’.

Más o menos lo mismo está pasando con este coronavirus o 2019-nCoV; se está creando un miedo exagerado, no solo hacia la enfermedad, sino que llega a crear rechazo hacia las personas asiáticas, sirviendo en muchos casos como escudo o excusa para comportamientos racistas.

El Gobierno recomienda no viajar a China

En conclusión, la realidad de este virus es que, aunque muy contagioso, no es tan peligroso como se está haciendo creer. Una vez que se consiga investigar este nuevo virus, se podrá controlar al igual que cualquier otra gripe respiratoria. Mientras tanto, hay que ser cuidadosos para evitar el contagio; cuidar sobre todo la higiene, en especial de las manos.

Claramente, el gobierno recomienda no viajar a China hasta que se sepa más sobre el virus. Pero si ya tenías planificado un viaje a China, o incluso si ya te encuentras allí, no debes preocuparte demasiado, ya que, si cuentas con un seguro de viaje, lo más seguro es que estés cubierto. Esta modalidad de seguro suele cubrir la cancelación de vuelos y la asistencia médica allí donde estés. En muchos casos, también cubren la repatriación.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*